Últimos temas
» Mundanza del foro!!
Lun Ene 05, 2015 7:42 pm por Sherlock Holmes

» Hasta la muerte y más allá [Jack harkness]
Sáb Dic 13, 2014 12:04 am por Gray

» El hombre que ayudaba a los ángeles llorosos [Rose Tyler]
Sáb Dic 13, 2014 12:04 am por Gray

» ¡Hasta siempre!
Mar Dic 02, 2014 4:22 am por Rose Tyler

» Nuevo mundo
Jue Nov 27, 2014 2:59 am por Ninth Doctor

» ¿Quién quiere rolear?
Lun Nov 24, 2014 11:52 pm por Amelia J. Pond

» I'm space Gandalf ~ where do you want to start? {Galería de Eleventh Doctor}
Vie Nov 21, 2014 6:48 pm por Amelia J. Pond

» Onceu pon a bith [Elite]
Lun Nov 17, 2014 10:11 am por Invitado

» Asesinato doble en St. Guilford con Grays Inn {Sherlock}
Lun Nov 17, 2014 8:19 am por Amelia J. Pond

» I am shadowhunter: cierre del foro
Miér Nov 12, 2014 5:31 pm por Invitado

Staff
Hermanos
4/10

Elite
Game of ThronesBurke Psychiatric HospitalPhotobucketTime Of HeroesThe New York CityGuardianesLeague of LegendsPanemLeague of Legends RolAnime Seikatsu Los Vengadores Hell Guns RolHeberger imageCrear foro

¿Acudiras a la llamada? (The Master y Sebastian moran)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Acudiras a la llamada? (The Master y Sebastian moran)

Mensaje por Jim Moriarty el Mar Oct 15, 2013 1:43 pm

Mi mundo se había expandido hasta límites insospechados en muy poco tiempo, seres que hace semanas me parecieron imposibles como ángeles y demonios hoy parecían algo demasiado normal. Pero no solo los antiguos mitos reales, si no que según mis últimos descubrimientos había cosas más allá de la tierra, seres de otros planetas, los conocidos como alienigenas. Un hombre, cuyo origen no era humano, estaba ayudando a Sherlock, Doctor se hacia llamar, y decía que era un señor del tiempo. Que Sherlock tuviera nuevos aliados era algo que a mi me perjudicaba en particular a mi. Decidí que yo también necesitaba un aliado, uno tan o más poderoso que el susodicho Doctor. No me costo mucho, una vez dentro de la base de datos de la UNIT, encontrar el nombre de “The Master”. Ese hombre tenía un increíble y genial historial en su favor, si él se dejaba convencer podría llegar a ser un gran aliado de mi parte.

Hasta ahí todo fue fácil, apenas tarde unos minutos en decidir que quería a ese hombre (o lo que fuera) de mi lado, pero a partir de ahí todo se complico. Ese hombre no existía legalmente hablando, no tenía domicilio, ni un numero para localizarlo, ni siquiera un país de origen, solo aparecía y desaparecía al igual que el Doctor. Y aunque lo encontrara ¿Que podía decirle? Había contactado con muchos hombre para que trabajaran para mi o conmigo pero a todos esos hombres tenia algo que ofrecerles (dinero, poder, fama, ayuda...) ¿Pero que le podría ofrecer a él?.
Tras registrar todas las bases de datos del mundo y mucho más conseguí un numero, no era de un móvil pero era algo parecido. Cogí mi móvil y empecé a escribir cuidadosamente leyendo y releyendo un mensaje.

“No se si me conoce, ni si quiere hacerlo, pero si quiere meter en problemas e incluso acabar con el Doctor podría servirle de ayuda, venga el viernes 11 de septiembre de 2013 a las 5 y media, en mi casa, espero que encuentre con facilidad la dirección por que si no, no me sirve de nada The Master
-xo James Moriarty”


No sabía si le llegaría el mensaje, pero confiaba en que si lo hiciera por algún motivo en particular .Tras eso cogí tres copas de vino y una de los mejores botellas de mi bodega personal, cosecha de 1996 y las coloque en la mesa. Mire el reloj las 4 y media, tenía que aparecer por aquí en media hora, ojala lo hiciera. Me senté en el sofá, volví a coger el móvil y llame a Seb. Sonó el teléfono y en cuanto lo cogió me lance ha hablar sin dejarle decir nada antes.

-Seb, acabo de invitar a un alienigena, genocida y psicopata a mi casa dentro de media hora ¿Te apuntas?


My name is Jim Moriarty:



I am not a demon:

avatar
Jim Moriarty
Civil
Civil

Mensajes : 88


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Acudiras a la llamada? (The Master y Sebastian moran)

Mensaje por Invitado el Miér Oct 30, 2013 2:25 am

Ya hacía tiempo que mi profeta había escapado y mis ridículos demonios no lograban dar con su paradero. Aún conservaba aquella tabla, pero sin un profeta solo era un trozo de piedra sin valor.
Todo se había complicado, mis queridos planes se habían estancados por la culpa de ese mocoso. Trataba de darle más presión a mis lacayos matando a algunos de ellos para que buscarán más a fondo, pero esto no tuvo éxito… no servían para nada.
Mientras tanto yo no me podía quedar de brazos cruzados, trataba de ingeniarme algunas estrategias para atraerlo a mí o seguir sin él de algún modo. Parecía bastante imposible al principio, pero luego me di de cuenta de la existencia de muchos profetas en Estados Unidos, cada uno sin ser… ¿cómo se dice? “Activados” por el momento. Eran simples mortales si ya había un profeta activo, tampoco me servían de mucho así, pero… nada se me escapa, halle una excepción en mi lista de “celebritos”, una chica que se mantenía oculta era mi segunda opción… ¿debería seguir quemándome la cabeza buscando al querido Kevin Tran o intentar buscar a esta chica profética a ver cómo me va? Mmmmh… por supuesto que la segunda opción me agrado más.
No había tiempo que perder, debía empezar a rebuscar por la ciudad, pero no con mis súbditos, ellos eran basura para buscar profetas. Necesitaba a alguien capaz para eso… a una mente maestra quizás… Vale, a lo mejor este exagerando, pero valía la pena hacerle la visita… Oh si, ya tenía a mi genio y este día… he de visitarlo...

-Hola James. Mi nombre es Crowley.- A lo seco, sin toques ni nada me le aparecí atrás suyo mientras él se mantenía en su sofá. Empecé a pasearme por la habitación como si fuera un invitado, observando el tremendo lujo que poseía este tipo.
-Qué elegante. Tendré que re-mejorar el infierno de esta manera-  Solté mi opinión y en seguida mi mirada se cruza con tres copas y una botella de vino. Parece que me había colado en una reunión o de verdad si me estaba esperando. Bueno, no me importaba en absoluto en que circunstancias se encontraba, viene aquí para charlar con el supuesto genio y eso es lo que haré, con visitas o sin ellas.
-Debes estar muy confuso con respecto a quien soy, Pero no necesitas saber mas de mi de lo que yo se de ti- Le dije estas palabras mientras tomaba haciendo delante de él y de la mesa. -Soy un hombre de negocios, James. Estoy aquí para proponerte un trato, o mejor dicho una prueba, ya que me han dicho que eres muy bueno utilizando ese coco tuyo- Me empezaba a acomodar poniendo la pierna derecha sobre la izquierda, muy decidido a quedarme sentado hasta que termináramos esta charla. –Así que ¿qué me dices? ¿Lo hablamos más a fondo?-
Me le quede mirando por unos segundos esperando una respuesta, pero luego pensé... es un hombre de lujo, debe de ser muy refinado, sería de mala educación no presentarme de manera adecuada, así que eso hice en seguida: -Por cierto, soy el rey del infierno… el verdadero-
Mi tranquilidad se debía de notar, y con ellos, mi miraba que caía cada cinco segundos a la mesa, viendo el exquisito vino que debía de ser probado… aunque me gustaran las bebidas más fuertes, era lo único de tomar en la sala.
¿No me vas a servir una copa?- se lo pedí sin escrúpulos.
¿Será cierto que este humano sea exageradamente inteligente cómo me informaron? Si encuentra a mi chica saldré de dudas, y quizás trace algunos lazos con él ya que no puedo perder a un celebro de mi lado… me hace falta.no puedo perder a un celebro de mi lado… me hace falta.


Última edición por Crowley el Mar Nov 05, 2013 1:07 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Acudiras a la llamada? (The Master y Sebastian moran)

Mensaje por Invitado el Vie Nov 01, 2013 10:43 am

Aburrido. Aburrido, aburrido, aburrido, aburrido...aquel día estaba resultando mucho más aburrido de lo esperado, incluso para aquella semana de inactividad total y absoluta. Necesitaba hacer algo, lo que fuese, y pronto, pero como siempre todas mis actividades tenían que adaptarse y girar en torno a la posibilidad de que sonase el teléfono en cualquier momento. Parecía ridículo, yo resultaba ridículo siempre pendiente de aquel pequeño trozo de metal, plástico y vidrio que dominaba mi vida, dictando casi cada uno de mis movimientos...y sin embargo, no lo cambiaría por ninguna cosa: la satisfacción que me provocaba, la adrenalina que me proporcionaba cada una de aquellas llamadas, hacía que todo valiese la pena, por supuesto. Era como una droga, sabía que estaba enganchado...pero no me importaba lo más mínimo siempre y cuando pudiese conseguir mi siguiente dosis.

Lancé una mirada de reojo al teléfono, silencioso, apoyado sobre la mesa, y decidí que ya bastaba de inactividad y de lamentarme de mi aburrimiento por las esquinas, era hora de hacer algo al respecto de una vez, así que me dirigí al armario y tomé la bolsa de deportes para dirigirme al gimnasio a liberar un poco de tensión. Aquellos combates amistosos eran un pobre sustituto que no hacían siquiera sombra a la emoción de una pelea de verdad y a todo lo que implicaba, pero eran mejor que nadie y contribuían a ayudarme a mantenerme en forma durante mis periodos de inactividad...o al menos así era cuando había alguien lo suficientemente decente como para hacerme frente. Tras una hora en el gimnasio y mi quinto contrincante enviado de vuelta al banquillo con un ojo morado, estaba convencido de que aquel no era uno de esos días: aquellos no eran más que un puñado de críos inútiles que intentaban hacerse los gallitos delante de los demás. No, aquella visita no estaba resultando para nada como yo esperaba, me encontraba más y más frustrado a cada momento...

Fue entonces cuando lo escuché, aquel sonido que había aprendido a identificar incluso en medio del más atronador de los ruidos: el jefe llamaba. Inmediatamente abandoné a mi siguiente contrincante, que intentaba adoptar una posición defensiva dejando demasiados descubiertos por los que asaltarle, y me llevé el móvil al oído, sintiendo las punzadas de anticipación. ¿Cuál sería la misión? ¿Un asesinato? ¿Una búsqueda de información? ¿Una caza? Oh, adoraba la excitación de la caza...Pero lo que escuché en cuanto descolgué me dejó momentáneamente confuso. Estaba acostumbrado a las excentricidades del jefe, pero aquello...me pellizqué el puente de la nariz con dos dedos y cerré los ojos. Bueno, fuese lo que fuese, estaba seguro de que me sacaría del aburrimiento.

-Llegaré en media hora -murmuré en respuesta a su pregunta y colgué, encaminándome a la ducha.

¿Qué demonios se traía Jim entre manos? Esperaba que aquello fuese una clave o algo así...esperaba que el jefe no estuviese perdiendo la cabeza por culpa de aquel desgraciado de Holmes.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Acudiras a la llamada? (The Master y Sebastian moran)

Mensaje por The Master el Dom Nov 03, 2013 6:59 am

Master estaba empezando a cansarse de tener que sacrificar todo su tiempo en un intento de camelar a la joven profeta, Hope, para que viajase a su lado. Tenía cosas mucho mejores que hacer, como ir tras el Doctor y engañarlo como ya había hecho tantas veces en su pasado; pero a esas alturas no podía dejar las cosas a medias y sabía que asestaría un mayor golpe contra Eleventh si era lo bastante paciente. Permanecer escondido tenía sus desventajas, una de ellas era que, cuando no estaba de incógnito hablando con Hope, era poseedor de  la vida más aburrida del mundo. Dedicaba sus "horas muertas"  a imaginar cuan grandiosa sería su reaparición, a ver series de televisión humanas catalogadas para niños de guardería, a comer y... Bueno, intentaba deshacerse de los molestos tambores que nublaban su mente, impidiéndole pensar con claridad, obligándolo a cometer algunos actos impulsivos y que consideraba estúpidos, como los de los humanos. Esa despreciable especie estaba condenada al fracaso, destruyéndose a si misma lentamente. Cuando gobernase el Universo haría algo respecto a esos molestos y primitivos bípedos, lo tenía claro. Ese "algo" no sería algo bueno, ni siquiera pacífico, obviamente implicaría la destrucción de los seres. ¿Y si atrapase a Eleventh y lo obligase a mirar mientras lo hacía? Oh, eso serviría.

Una extraña música lo sacó de su ensimismamiento con la misma velocidad que un rayo cruza el cielo nocturno en una tormenta, iluminándolo todo de una bella y curiosa forma. Se remangó la manga izquierda y observó el manipulador del vórtice tras bostezar. Le resultaba extraño que alguien le hubiera escrito algo, puesto que no conocía a nadie que quisiera contactar con él. Lo miró con desprecio al principio, como si aquel artefacto pudiera ser capaz de explotar en cualquier momento. Se decidió a leer el mensaje y una mezcla de emociones se entremezclaron, convirtiéndose en una macabra mueca en su rostro. Una invitación a acabar con el Doctor, le sonaba delicioso pero algo no le terminaba de convencer... Sí, lo que no convencía a Master era que el emisor del mensaje estaba dando a entender que él no podía hacerlo solo. Oh, Moriarty. Conocía ese nombre. Aquel humaon le acababa de herir su orgullo, pero acudiría allí para escuchar lo que tuviera que decirle y, si no le convencía, se iría por donde había venido. No pudo rechazar la invitación por el reto propuesto en el mensaje, que lo incitaba a demostrarle que podía llegar hasta él y mucho más.

Se levantó de la polvorienta cama esgrimiendo una mueca de disgusto y haciendo crujir las articulaciones de los dedos, desperezándose. Se agachó y sustrajo de debajo de la cama su antiguo traje, ya que iba a reunirse debía lucir elegante,  no como un simple vagabundo. Se cambió de ropa y se miró al espejo, consciente de que ahora se veía mucho mejor. En ningún momento tocó su barba, que mostraba su habitual color rubio oxigenado. Se calzó los zapatos más elegantes conservaba en su propiedad, estaban algo desgastados pero servirían a su propósito. El reflejo del espejo lo maravillaba, aunque prefería ignorar que su aspecto era el de un enfermo al que la muerte le rinde cuentas. Su cuerpo le fallaba y opinaba que lo mejor era ignorarlo.

Hizo acto de presencia en aquella casa tan bien amueblada, Master envidiaba en parte a Jim, ya que debía ir de hotel en hotel, hipnotizando al personal de este para poder pasar allí un buen rato. Para su disgusto Jim no era el único allí reunido. Se sentó en el sofá, tomando asiento cerca de Jim, observándolo todo con atención. —No me dijiste que tendríamos compañía, no me gusta que me oculten cosas, aunque ahora comprendo que lo hicieras, solo con ver el careto de tu amigo...— Arrastró las palabras y las dotó con un ligero tono de reproche. Se recostó y se frotó las manos, ansioso. —¿Qué hay que hacer aquí para que te den algo de comer? No bromeo cuando digo que tengo mucha hambre.— Se relamió, le servían incluso las bolsas de patatas. Solo quería llenarse, cosa imposible desde hace tiempo. —Y bien... ¿Por qué llamas a tu Amo y señor? Alguna razón tendrás para convocarme y no pierdo mucho el tiempo con los humanos a menos que tengan algo muy importante que decirme y que me concierna a mi.
avatar
The Master
Time Lord
Time Lord

Mensajes : 52


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Acudiras a la llamada? (The Master y Sebastian moran)

Mensaje por Jim Moriarty el Lun Nov 11, 2013 1:49 pm

En el momento en el que envié el mensaje cerré los ojos y me relaje en el sofá preparándome para todo lo que pusiera pasar, no sabía muy bien a quien había invitado, ni como podía acabar. Apenas empecé a pesar en todas las posibilidades cuando oí a alguien que me llamaba note que alguien me llamaba tras de mi. Abrí los ojos ¿Podía ser que ya hubiera llegado? Era pronto pero tampoco era tan raro. Entonces me gire y no era The Master si no alguien a quien no conocía En absoluto-Hola-Le dije empezando a seguir sus movimientos.

Me incorpore un poco al principio sin llegar a levantarme por que no estaba seguro de que valiera la pena, ademas eso podía dar la sensación de vulnerabilidad, cosa de la que yo carecía. Al oír aquello del infierno decidí levantarme y mostrarme todo lo caballeroso que yo era-Si me gustan las cosas elegantes y caras ese es uno de mis defectos-Quería saber quien era el, seguramente un demonio al hablar del infierno y uno importante ya que tenia el poder de re-mejorarlo-Encantado de conocerlo señor...-Deje sin acabar la frase aposta esperando que se presentara. Aquel hombre presumió de su poder pero siguió sin decirme nada, sin decir quien era verdaderamente que era lo que quería oír, no me sobresalte cuando el pronuncio mi nombre, si se colo en mi casa estaba seguro de que sabría quien era yo. Cuando el se sentó yo seguí sus pasos y volví a mi anterior sitio.
-Claro, yo siempre estoy dispuesto a escuchar cualquier oferta de trabajo siempre que sea lo suficientemente jugosa- Aquello me resultaba muy curioso y tenia ganas de descubrir más. Lo mire agachando la cabeza como signo de aprobación -Me llamo James Moriarty aunque veo que ya lo sabes.
Abrí los ojos sobresaltado, claro que sabía quien era Crowley últimamente en el mundo de lo sobrenatural se hablaba mucho de él. A pesar de saber de su existencia no podía creer que el rey del infierno estuviera en mi casa, en mi sofá. Pronto vi como observaba las copas de vino y cuando iba a ofrecerle una él se me adelanto-Claro, disculpe la tardanza con este ofrecimiento pero es que estaba intentando analizar la situación-Abría la botella de vino y serví dos copas, entregándole la suya-Espero que le agrade el vino-Lo observe tras darle una pequeña cata al vino-¿Y bien que desea el rey del infierno de mi?
Al poco tiempo de aquel inesperado pero más que agradable encuentro note que tenía un visitante, este si esperado, el famoso Amo-Si me disculpa voy a recibir a un invitado, en seguida estaré aquí-Fue rápidamente a recibir al Amo-Encantado, James Moriarty, por favor pase por aquí-Lo conduje a la misma habitación que a Crowley, ante el comentario del Amo lo invite a sentarme con la mirada-Esta a sido una visita inesperada-dije ignorando el insulto del Amo a Crowley-La comida vendrá más tarde y le prometo que sera exquisita, falta un invitado pero mientras tanto tome una copa de vino-le sirvo-El vino es de mis propias bodegas.
Mire al Amo sonriendo fríamente-Lo he llamado por su amigo El Doctor, parece ser que ha hecho alianzas con unos enemigos míos, y ya sabes el enemigo de mi enemigo...-Deje sin terminar la frase t deje que ellos hablaran, no sabía como podía acabar esa acción.


My name is Jim Moriarty:



I am not a demon:

avatar
Jim Moriarty
Civil
Civil

Mensajes : 88


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Acudiras a la llamada? (The Master y Sebastian moran)

Mensaje por Crowley el Mar Ene 07, 2014 3:48 pm

Observo con detenimiento aquel lugar, que se pasaba de excéntrico. O eso le pareció a el, debido a que tenia una idea distinta de la estancia de un criminal de tanto prestigio y que tapaba sus huellas de aquella manera. Mientras el habla, pasaba la vista por cada rincón de aquella habitación. ¿Cotilla? No. Observador. Ciertamente solo conocía de el los rumores y la información que había obtenido por su cuenta. Pero eso no era suficiente. Buscaba cualquier cosa que le ayudase a descubrir algo mas de aquel famoso criminal. Su capacidad de observación le había sacado muchas veces de apuros. No tenia que ofrecerle, con que convencerle para que estuviese de su lado, para que trabajara con o para él. Y si no, siempre podía utilizar su fina labia para convencerle... o hablando con mas exactitud, engañarle.

Sujetaba la copa que James le había dado, jugaba con ella en sus manos, moviéndola con delicadeza. Iba a comenzar a hablar cuando hizo su aparición aquel al que, según parecía, era su invitado estrella. Se reclino en el respaldo de su asiento. Cuando ambos entraron nuevamente en la habitación se enderezo, observando al nuevo individuo.

Sabiendo ya que no era un ser humano. Ante su insulto, nada mas verlo, frunció con ligereza el ceño. Aunque ha de admitir que aquella actitud le gustaba.- Para no ser humano, los insultos de tu amigo, James, son demasiado mundanos. -Se apresuro a decir, tan burlón como de costumbre. Que lo primero que hiciese fue pedir alimento, le pareció... como decirlo... cómico. Pero su rostro cambio ligeramente cuando escucho como se hacia llamar a si mismo. ''Amo''- Se hace llamar a si mismo Amo, no es humano. Y al parecer es el invitado principal -Pensó, y quedo en silencio, escaneando cada movimiento del nuevo individuo. No lo conocía absolutamente de nada. Pero algo le dijo que seria mejor no tenerlo en su contra.

Ahora fijo su mirada en Moriarty que comenzó a hablar- ...Doctor... -Se dijo para si mientras James continuaba hablando, había oído cosas. Le gustaba estar bien informado de todo suceso que se saliese de lo común. Nada mas oír aquello pudo situar... de cierta manera... a quien se hacia llamar ''Amo''. Su sonrisa se amplio. Había ido allí para hablar con un famoso criminal... y para el aquello era como un premio gordo. Cato, simplemente mojándose los labios, el vino que aun tenia entre las manos. Antes de hablar para ambos- Creo que se ha formado una combinación un tanto peculiar... -Su media sonrisa, sarcástica como no, no desapareció de su rostro. Mientras pasaba la mirada de uno a otro-



Rule number one: Never trust in a demon.

You're good, But I'm Crowley


The Best? Yes, I'm:



avatar
Crowley
Tríada Superior
Tríada Superior

Mensajes : 119

Localización : Llamame y ahi estare
Empleo /Ocio : King Of Hell


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Acudiras a la llamada? (The Master y Sebastian moran)

Mensaje por Invitado el Mar Ene 21, 2014 6:19 pm

Salí de la ducha con el sentimiento de curiosidad creciendo a cada momento: el jefe siempre era dado a los mensajes extraños y crípticos, pero hasta la fecha aquel se llevaba la palma. La ducha únicamente había servido para una cosa, y esa era razonar conmigo mismo que el jefe siempre había estado un poco trastornado...pero dicen que en todo los genios hay algo de locura, y era innegable que Jim Moriarty era un verdadero genio. Y, fuera lo que fuese lo que me esperaba cuando llegase a aquella extraña reunión, estaba seguro de que no sería una alucinación o una paranoia de una mente delirante. Y de que superaría con creces cualquier expectativa que me pudiese hacer.

Aparqué el coche en mi lugar habitual -el más oculto en caso de tener que pasar desapercibido, pero al mismo tiempo el más próximo a la salida y el que menos obstáculos tenían, si llegaba a necesitar realizar una salida rápida- y me dirigí a la entrada, pero antes de penetrar en el edificio me detuve y consideré mis opciones: no sabía lo que me aguardaba dentro, y no saber era algo que nunca había llevado bien -junto con las órdenes-; además, desconocía si el jefe quería que entrase directamente, que observase la situación desde la sala de cámaras o que aguardase en el exterior alguna señal suya. Finalmente, y tras analizar las distintas posibilidades de cada escenario, decidí que lo mejor sería informar y aguardar instrucciones: no me gustaba que me diesen órdenes, pero la experiencia me había enseñado que con Jim Moriarty toda precaución es poca. Yo mismo había ejecutado en más de una ocasión a aquellos lo bastante idiotas como para creerse más inteligentes que él y tratar de engañarle o desobedecerle...un pequeño lujo y premio que hacía tiempo que no me eran concedidos.

Saqué el móvil y rápidamente tecleé un mensaje, sin quitarme siquiera las gafas de sol.

He llegado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Acudiras a la llamada? (The Master y Sebastian moran)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.